IHCI da inicio a la 15 Bienal de Escultura y Cerámica 2013

DSC01137
Participan en la 15 Bienal de Escultura y Cerámica para Centro América y el Caribe 2013, todos aquellos artistas nacionales y extranjeros residentes en el país, que comprueben su nacionalidad de origen según la convocatoria, teniendo en cuenta que la premiación y reconocimiento al mérito a los participante en la Bienal será otorgada considerando de modo especial la trayectoria artística y su inserción en el discurso de las artes.

El Instituto Hondureño de Cultura Interamericano IHCI, en su condición de organizador desde 1987 de la Bienal de Escultura y Cerámica, ha tenido como objetivo principal la muestra de producción contemporánea, convirtiéndose en centros de interés en el ámbito cultural, ya que en ellos se exhibe los más avanzados de cada participante, además suscitando polémicas y debates teóricos.

Se concederá un único premio escultural de 4 mil dólares y se le detraerán las retenciones fiscales que puedan corresponderle, asimismo un premio Cerámica a un artista que no exceda de los 25 años de edad por el valor de 2 mil dólares; y para los artistas de otras modalidades obtendrán un premio por mil dólares con mención de honor y reconocimiento según el jurado lo considere.

El artista hondureño Adonay Navarro presenta nuevo proyecto

 Adonay Navarro

Adonay Navarro


Tegucifossil, es el nombre de la nueva propuesta de arte contemporáneo que el artista hondureño Adonay Navarro, exhibe en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa, CCET.

En ella, Adonay indaga sobre las consecuencias de las actitudes del ser humano hacia su entorno, y se divide en tres segmentos. El primero, se llama “Espacio Reciliente”, y está conformado por cuatro pinturas de gran formato.

adonay-18-500

El segundo, “Tegucifossil”, y está compuesto por 50 leños, e igual numero de plafones y frascos de vidrio, que en su interior contienen materiales y desechos recolectados en diversos lugares de la capital, y en sedimentos del Río Choluteca.

adonay-25-500

Mientras que el tercer espacio, es una continuación de la escultura en relieve Articula-2, que el autor presentó a inicios de mayo en el proyecto alternativo Cuarta Pared del CCET.
La interesante muestra concluirá el 6 de julio.
Cortesia : Diario La Tribuna

José Cecilio Varela : Arte en fibra de vidrio

TEGUCIGALPA. Empezó con figuras de barro cuando niño y su creatividad lo llevó a convertirse en todo un maestro del arte. José Cecilio Varela Valle emigró de su pueblo natal, Soroguara, en el Distrito Central, a la capital en busca de mejores derroteros y logró su objetivo.Como justo premio a su esfuerzo por salir adelante, hoy es gerente propietario de un taller de diseños en la salida de la carretera que conduce al norte del país, donde, sin haber estudiado en una escuela del arte, tiene la creatividad de fabricar esculturas de diversos tamaños.

. José Cecilio Varela le da los últimos retoques a una de las esculturas que fabrica en su taller

. José Cecilio Varela le da los últimos retoques a una de las esculturas que fabrica en su taller

Hoy tiene más de 20 años de dedicarse a su oficio y cada día adquiere nuevos conocimientos en la rama de la fabricación de obras de arte en cemento y fibra de vidrio.En su taller ubicado a la altura de la aldea La Cuesta se pueden apreciar esculturas bellas como gigantescos caballos, toros, vacas, leones, lagartos, tortugas y atractivos flamingos, entre otros, hechos con fibra de vidrio.También hay fuentes de diversos estilos y tamaños, mesas, bancas decoradas y columnas que son utilizadas en la construcción.José Cecilio dio sus primeros pasos en el oficio en la rama de la construcción y con apoyo de un amigo se convirtió en un diseñador de altos kilates.“Desde niño me crie en el pueblo afuera, trabajábamos en el campo, donde encontrábamos el barro o la arcilla en la tierra y hacíamos figuras”, relató.

 Con apenas dos empleados, José Cecilio Varela realiza su trabajo cotidiano.

Con apenas dos empleados, José Cecilio Varela realiza su trabajo cotidiano.

Agregó que a través del tiempo emigró a la capital y “comenzamos a trabajar en talleres donde fabricaban estas artesanías y hoy ya estamos independizados, trabajamos lo personal”.Explicó que el proceso de fabricación de un caballo ya con el molde tarda un mes.Hacer el primero es lo más tardado, porque la figura se tiene que hacer de cemento y de ahí es donde se saca el molde, por lo que el proceso tarda un aproximado de tres meses.Varela Valle mostró un toro que es hecho a mano y de él sacaron el molde que se utiliza para fabricar muchos más.Los principales clientes para la compra de toros y caballos son los dueños de haciendas y casas de campo.Para los demás artículos, que son del área de la construcción, como adornos, mesas, bancas, molduras decorativas, la clientela es variada.

 Atractivos diseños de ranas, tortugas, vacas, caballos y lagartos dan colorido al taller de José Cecilio Varela Valle.

Atractivos diseños de ranas, tortugas, vacas, caballos y lagartos dan colorido al taller de José Cecilio Varela Valle.

Varela Valle no se limita a hacer las figuras que tiene en su taller, también complace los gustos de clientes que piden un artículo en especial que tal vez llevan en fotografía o en su propia imaginación.Muchas de sus obras se pueden ver en ciertos parques de la capital y en municipios como Campamento, Olancho, donde las fuentes y las bancas fueron compradas en su taller.Este maestro del arte genera empleo, aunque a poca escala, pues lo pesado de la crisis no permite la contratación de mucho personal.Lamentó la falta de apoyo del gobierno, porque no hay incentivos para el arte nacional.
Cortesia de : El Heraldo

Presentacion del catálogo “Alberto Vizcarra 25 Años”

La Embajada de México en Honduras tiene el agrado de invitarles este próximo martes 5 de marzo, a la presentación del catálogo “Alberto Vizcarra, 25 años”, que estará a cargo del escultor mexicano Ramón Alberto Vizcarra Ibarra.

Vizcarra

La presentación se realizará en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa, a iniciar a las 6:30 pm, y agradeceremos contar con su valiosa presencia. La entrada es libre.

III Subasta Internacional de Arte IDEARTE.

Teatro “José Francisco Saybe” de San Pedro Sula

El martes 30 de octubre, se celebrará a las 7:00 de la noche, en el Teatro José Francisco Saybe de San Pedro Sula, la tercera edición de la Subasta Internacional de Arte, IDEARTE.

En el evento artístico, promovido por el Museo para la Identidad Nacional, MIN, se apreciarán  hermosas obras de artistas hondureños y de diversos países del mundo

Entrevista con el artista hondureño Gustavo Armijo


Texto y fotografias por una gentil cortesia de http://www.elheraldo.hn/
Mi forma de ser y mi espíritu son muy vulnerables a los cambios, por eso manejo diferentes materiales, técnicas y motivos. No sigo una línea fija, he sido contrario a hacer repeticiones de algún tema.

Reservado, de hablar pausado y con un amplio bigote que “ya es parte de mi personalidad y lo he sabido manejar”, así es Gustavo Armijo, quien decidió, allá en la segunda mitad de la década de 1960, que su vida la dedicaría al arte plástico, mientras estudiaba Educación Física, en Costa Rica.Después de estar en el país centroamericano Armijo se trasladó a México, donde alimentó su ávido deseo de aprender más sobre lo que le apasiona. Pero su incursión permanente en el arte no tuvo lugar sino hasta que regresó a Honduras, después de residir durante una década en Estados Unidos, país al que llegó como indocumentado, “en parte por trabajo, y en parte por amor”, reconoce con tono serio. A su regreso retomó su carrera, en la que ha incursionado con obras en grabado, dibujo y escultura, y en las que ha logrado trasmitir su punto de vista, que tiene como principal aliada la sensibilidad que le caracteriza, representada por medio de la belleza del cuerpo humano. A lo largo de más de 30 años de carrera, durante los cuales han habido algunas pausas, el artista nacional ha realizado muchos proyectos que le han permito dar a conocer su obra en Honduras, Centroamérica, México, España y Estados Unidos. Conozca más sobre el artista cuya formación inicial la recibió en la Escuela Nacional de Bellas Artes, lugar que le abrió “un mundo totalmente diferente a las cosas tradicionales de este medio pequeño donde ser artista es complicado”.

¿Qué fue lo que vivió en Costa Rica para tomar la decisión de quedarse en las artes plásticas? Pues su ambiente, este país es muy acogedor en cuanto a las expresiones artísticas, conocí artistas, y ahí tomé un rumbo: continuar con la educación física o las artes. Por eso a mi regreso de Costa Rica me voy a México a estudiar artes plásticas, ahí estuve cuatro años.

¿Cómo surgió la oportunidad de irse para México? México era el punto clave de las artes plásticas, teníamos toda la referencia de los muralistas mexicanos, y era barato en aquellos tiempos. Estuve en México del 70 al 74 en la Academia de San Carlos, donde tuve maestros como Francisco Moreno Capdevila (grabador), quien influyó mucho en mi trabajo. En ese tiempo México era la meca de las artes plásticas, y todavía estaba vivo Sequeiros y había un gran movimiento artístico.

¿Qué hizo a su regreso a Honduras? Una de las cosas que hice fue la fotografía, trabajé en el Codeh por muchos años, también trabajé por un tiempo como maestro, di clases temporales en Bellas Artes y en algunos colegios de Tegucigalpa. En los 80 había que buscarle forma a la vida, hasta hacer mantas para estar activo.

¿Cuáles fueron sus primeros proyectos en las artes plásticas? Hay una exposición muy importante en mi vida que se llama los “Gigantes tristes”, es bautizada así por el escritor Eduardo Bähr, era una colección de personajes de grandes dimensiones, fue mi primera exposición individual y me marcó porque tuvo muy buena repercusión, además era muy joven y exponer de una forma individual en la juventud era muy importante.Después de hacer obras en dibujo

¿cómo fue que incursionó en la escultura? Comencé en la escultura en los años 80, por recomendaciones de un amigo, Obed Valladares, quien siempre vio en mi dibujo algo escultórico. Entonces con él empiezo a trabajar en materiales suaves como la arcilla, después en otros como madera y piedra, pero todavía en escultura me hace falta mucho, todavía hay unos proyectos para hacer escultura en otros materiales.
La figura humana ha sido la protagonista en la mayoría de sus obras, ¿por qué? A través de la historia la figura humana ha fascinado a los artistas, y es bello el cuerpo humano tanto de la mujer como del hombre. He trabajo con ella casi siempre, no haciéndola fiel, sino distorcionándola, decorándola, todo un juego de volúmenes en el cuerpo humano. La he planteado desde muchas perspectivas, en los años 80 era con la violencia, la pobreza, todo el entorno, y estábamos marcados por la influencia de la pintura latinoamericana. Hoy hemos cambiado los tópicos, la planteo más artística, más bella.

¿Qué reacciones espera cuando la gente admira sus obras? Quiero que el espectador juzgue mi trabajo como muy interesante, no como muy bonito sino como muy interesante, me gusta que la persona se pare delante de la obra, la analice y le dé una interpretación, que la haga pensar en algo.
En el grabado, escultura y dibujo ¿son diferentes sus motivaciones? No, mi motivación es plasmar ideas, es resolver temáticas, es recrearme, dar tiempo a un trabajo y disfrutar de lo que se está haciendo, para después mostrar, pero principalmente el gozo de construir algo.
¿Qué otras cosas le gustaría hacer? Hay muchas cosas por hacer, y cosas en las que puedo participar. Me gusta participar, cuando encuentro bases e invitaciones me someto a los criterios de los jueces, de los que invitan a estos certámenes. Este año viene la Bienal de la Universidad Autónoma, espero participar, el año pasado participé en dos bienales, una en Córdova, Argentina, y otra en Yucatán, México, dentro de la disciplina del grabado.

¿Considera que el arte en Honduras va por buen rumbo? El arte es la cara limpia de Honduras, es un fenómeno, porque es un país donde tenemos tantos problemas, y el arte es una excepción.

¿Se considera un artista tradicional? No, el arte siempre es refrescante, es renovación, siempre va a haber arte actual, el arte siempre es contemporáneo.
Usted en una ocasión dijo que su obra es experimental, ¿desde qué punto de vista? Desde el punto de la aprehensión, hay que borrar, hay que pensar, hay que estudiar, hay que leer.
Usted ha dicho que sus exposiciones primero nacen en papel, ¿por qué es importante eso? Porque la idea se divaga, en papel se hacen grandes proyectos que no se llegan a plasmar, a revisar inmediatamente. Entonces el boceto, el cuaderno de dibujo es importante en un artista, plasmar la idea que algún día se puede realizar, y que gracias al registro que se tiene de ella se puede transformar.

¿Usted considera que su obra es espontánea? Pues puede nacer en un café, en una servilleta, o en todo caso puede nacer en una bolsa, como la exposición de bolsas de café que ilustré y llegué a plasmar, no tiene un lugar, no tiene un momento, la idea viene y hay que jugar con ella.

¿Cuáles son los sueños de Gustavo Armijo? Seguir produciendo, seguir viviendo, me encanta vivir, desde trabajar en lo mío hasta sembrar plantas de todo tipo, me gusta la jardinería porque es un pasatiempo agradable.

Las esculturas de Jesus Zelaya


Quien para imaginar que aquel jovencito que sacaban de las clases en la Escuela Nacional de Bellas Artes (ENBA) por andar descalzo llegaría tan lejos.

Pero esta actitud por parte de su maestro, lejos de avergonzarlo o desanimarlo llenó de coraje a Jesús Zelaya, hasta convertirlo en uno de los escultores más prominentes del país.

Originario de la aldea Suyapa, donde sus ojos se abrieron a la vida el 8 de septiembre de 1954, sus deseos por abrazar el arte iniciaron cuando tenía 12 años y recién había egresado de la escuela primaria.

Sus aspiraciones también fueron motivadas por el destacado pintor nacional Carlos Garay (QDDG), a quien veía todas las tardes en la aldea de Suyapa crear paisajes.

Y fue el mismo Garay quien le informó que había una escuela donde se aprendía todo lo referente al arte: pintura, escultura, modelado y grabado, entre otros. “El maestro Garay me motivó me hablaba del arte, incluso me regalaba pinturas para que yo pintara en la casa. Para mí fue una motivación”, expresó el artista.

Camino de éxito

Con ayuda de unos amigos de su padre, Zelaya logró realizar un examen de admisión para ingresar al ENBA, anteriormente Escuela de Artes y Oficios, el que aprobó con buena nota. Pero lo que pudo haber significado una desilusión u obstáculo para el ahora artista, cuando por su situación económica tenía que presentarse a las clases descalzo, motivo por el que fue expulsado, se volvió un desafío.

Al principio sintió tristeza, pero este problema tenía que resolverse, así que empezó a trabajar y con su primer sueldo se compró un par de tenis, que le costaron cinco lempiras.

En Bellas Artes, Zelaya fue alumno de connotados maestros, unos ya desaparecidos como Mario Castillo, Arturo López Rodezno, Alfredo Sánchez, y otros actualmente destacados como Benigno Gómez, quienes aparte de descubrir sus talento le brindaron formación de calidad.

Todo ello marcó el éxito de este artista, que tiene una trayectoria de 45 años en el campo del arte, especialmente en la pintura y escultura, que considera como un legado de Dios. A lo largo de todo este tiempo, Zelaya siente que tiene un compromiso con su pueblo y es lo que le ha dado sentido a su existencia.

Sus obras como escultor que hoy se exhiben en plazas y parques en varias ciudades del país hablan de su experiencia, en cada una ha dejado parte de sí mismo, con la intención que represente un enlace entre la cultura, el arte y el pueblo.

Entre estas esculturas labradas en bronce están “El forjador”, que se ubica en la Circunvalación de San Pedro Sula, igual en esta ciudad en la plaza Central están “Las lavanderas”, la mujer con atado de ropa. En Santa Lucía los visitantes pueden apreciar en el parque de este pintoresco lugar “La florista”. “El machaquero”, ubicada en la plaza de Villanueva, Cortés.

Jesús Zelaya destaca en sus obras temas como la maternidad, la familia, la alfarería y todo lo concerniente a lo autóctono, lo que despierta el sentido de identidad nacional.

En cuanto a los premios, que su trayectoria artística le ha permitido cosechar, es ver exhibidas en parques, plazas u otros espacios sus creaciones. Si le tocara hablar de una obra que para él signifique tanto, sería la de “El forjador”, que viene a marcar dos tiempos en materia escultórica: lo clásico y moderno. Pero sin duda, las obras que marcarán su vida son la estatua del beato Juan Pablo II y la de la Patrona de Honduras que engalanará los jardines de la Santa Sede.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: