Fidencio Aguilar, el primitivista que vino de Cedros


 Por: Roger Silva/La Tribuna

TEGUCIGALPA.- Conocí recientemente a Fidencio y de inmediato percibí esa sonrisa y simpatía del hondureño que viene del campo, de sonrisa sincera y de los que dice lo que piensa de manera clara y decente así como es su arte. Nos sentamos a tomar café y me contó que fue gracias a su madre que aprendió su primer oficio: el de alfarero, para después volverse uno de los ceramistas más cotizados de Tegucigalpa, ciudad que le dio la oportunidad de trabajar con la “Toña” de Honduras la famosa empresa de Antonia Rehimbolt y que surtiera por años a las empresas y hogares con sus diseños, “Cerámicas San Martín”, “Porcelanas y cerámicas de Honduras”, lugares donde nuestro artista perfeccionó sus conocimientos de alfarería que aunados a su don natural del dibujo y pintura autodidacta se vuelve el indispensable en la preparación de las pastas, los moldes, los hornos, el que dibuja, diseña motivos y logotipos atendiendo inclusive a los clientes para captar sus ideas.

En sus ratos libres no olvida su querida ciudad de Cedros y es así cómo comienza a pintarla en lienzos con pintura de Zapolín o de latitas ¿recuerdan estas pinturas?, pero se siente inconforme y poco a poco va descubriendo el óleo y el acrílico, y esa misma inconformidad le motiva a buscar información llegando como observador al taller La Merced, donde en silencio observa a Guardiola y a Lutgardo Molina, en esos días conoce también a Aníbal Cruz, a quien le confiesa su inconformidad y rechazo al tipo de dibujo y pintura que viene realizando y que él quisiera pintar como ellos; pero Aníbal le anima diciendole que la belleza de lo que realiza radica en eso y que mejor se quede como artista autodidacta mostrándole una revista de pintores primitivistas de México y Colombia, Fidencio se asombra de la desproporción y falta de perspectiva que él consideraba mala, comenzando con más confianza a pintar sus bodas, paisajes, pueblos, cumpleaños, mitos y tradiciones de nuestra Honduras rural y se acerca a los souvenirs y galerías a ofrecer sus obras.

Y fue en la galería de Carmen Alicia Fúnez en 1990, donde la periodista de Arte y Cultura, Covadonga Lastra se interesa en su obra y le hace los contactos con la Alianza Francesa de Tegucigalpa para su primera exposición formal que resulta un tremendo éxito al venderse todo esa misma  noche, por supuesto que más galerías y souvenirs le solicitan más obras. A la fecha Fidencio ha realizado más de 25 exposiciones individuales y colectivas haciendose acreedor a numerosas distinciones, premios y reconocimientos como el que le hara el proximo 15 de agosto su ciudad natal de Cedros.

Fidencio recuerda con mucho cariño y nostalgia a su madre y reconoce que si no fuera por ella no tendría esa dedicación y minuciosidad al trabajo que realiza en pintura, de los colores recuerda que fue ella quien le enseñó sus primeras mezclas para la arcilla, resultando de todo esto la manera sencilla de dibujar y pintar los detalles y el color del buen gusto de lo nuestro, para concluir me dice que “no me arrepiento de haber dejado todo para dedicarme por completo a la pintura primitivista, me ha dado grandes satisfacciones y con ella he sacado adelante a mi familia a pesar de todos los inconvenientes que el alma sensible de un artista tiene que enfrentar.”Nos leemos el próximo martes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: